Sismo de 5.7 crea pánico y afecta a países como EL Salvador, Nicaragua y Honduras.