Mueren los 157 ocupantes de un avión estrellado en Etiopía.

0
221

Hay dos ciudadanos españoles, según la compañía del aparato, Ethiopian Airlines

En una rueda de prensa, el consejero delegado de la compañía, Tewolde Gebre Mariam, ha anunciado que entre los fallecidos, de más de 30 nacionalidades distintas, figuran 2 españoles, 32 kenianos, 9 etíopes, 18 canadienses, 8 italianos, 8 chinos, 8 estadounidenses, 7 británicos, 7 franceses, 6 egipcios, 5 holandeses, 4 indios, 4 eslovacos, 3 austriacos, 3 suecos, 3 rusos, 2 marroquíes, 2 polacos y 2 israelíes. También han muerto pasajeros (uno de cada país) de Bélgica, Indonesia, Somalia, Noruega, Serbia, Togo, Mozambique, Ruanda, Sudán, Uganda y Yemen. Cuatro de las personas a bordo estaban registradas con pasaporte de Naciones Unidas, y se desconoce de momento sus nacionalidades.

La nave volaba hacia la capital de Kenia, Nairobi, cuando el piloto detectó problemas y pidió permiso para regresar al aeropuerto de partida, según ha afirmado el presidente del grupo aéreo, una compañía estatal. El ejecutivo se ha desplazado al lugar del impacto, que ha provocado un cráter. 

El avión del vuelo ET302, un Boeing 737-800 MAX, desapareció del radar a los seis minutos de despegar de la capital etíope. El accidente ocurrió en el entorno de la localidad de Bishoftu, a unos 50 kilómetros al sur de Adís Abeba. La nave había despegado a las 8.38 de la mañana (6.38 hora peninsular española) según un comunicado de la compañía, que añade que las labores de búsqueda y rescate están en marcha y que no disponen de información “acerca de posibles sobrevivientes o muertos”. 

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha transmitido sus condolencias por el incidente a través de su cuenta de Twitter. “La oficina del primer ministro, en nombre del Gobierno y el pueblo de Etiopía, quiere expresar sus más profundas condolencias a las familias que han perdido a sus seres queridos en Ethiopian Airlines Boeing 737 en Nairobi, Kenia esta mañana”, ha manifestado.

Un camión de bomberos se dirige al lugar donde se ha estrellado la aeronave, al sur de Adís Abeba.REUTERS

El avión tenía previsto aterrizar en el aeropuerto internacional de Nairobi Jomo Kenyatta a las 10.25 hora local (8.25 hora peninsular española).

“Todavía espero que todo salga bien”, ha acertado a decir Peter Kimani, que ha acudido al aeropuerto de Nairobi para recoger a su hermana Florence Wangari, una enfermera que “viajaba mucho”. “Lo único que podemos hacer es rezar por que ella no hubiera cogido el vuelo”. Khalid Ali Abdulrahman ha tenido mucha suerte. Había ido al aeropuerto a recoger a su hijo cuando ha oído que el avión se había estrellado: “Estaba en estado de shock pero poco después mi hijo me ha llamado para decirme que seguía en Adís Abeba y que no había embarcado en el avión”. 

El fabricante del aparato, el gigante estadounidense de la aviación Boeing, ha manifestado su “tristeza” por la muerte de los pasajeros a bordo de un vuelo de Ethiopian Airlines y que brindará asistencia técnica para hallar la razón del accidente.

En 2010 otro vuelo de la compañía, de propiedad estatal, que partía de Beirut (Líbano) en dirección Adís Abeba, fue secuestrado y cayó al mar Mediterráneo con 90 personas abordo, fallecieron todas. En 1996, otro vuelo cayó al mar por falta de combustible después de ser secuestrado. Sobrevivieron 52 de sus 172 ocupantes. La nave había partido de Adís Abeba con destino final a Abiyán (Costa de Marfil), con escalas en Nairobi, Brazzaville (Congo) y Lagos (Nigeria).

El modelo de avión accidentado es el mismo que otro, de la compañía indonesia Lion Air, que se estrelló contra el mar el pasado octubre. El siniestro ocurrió 13 minutos después de que hubiera despegado la nave desde la capital indonesia, Yakarta, y dejó 189 muertos.



LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here